Poco a poco, Edu le cogió el timing al bloqueo